Propuesta de razonamiento:

Sobre la Renta Básica y el Dividendo Universal

post de @scanlegentil traducido por Stefweb

Primero, tomemos en cuenta los elementos fundamentales en los que tenemos que estar de acuerdo para poder mantener una conversación e intercambiar opiniones y puntos de vista. Empezaremos por una proyección, una ficción social. Los conceptos utilizados aquí son construcciones mentales colectivas que no existen.

La moneda libre: Si estamos aquí, es que, por lo menos, pensamos todos que se puede torcer, quebrar un poquito la realidad para convertir la moneda libre en una verdad aceptada por todos. Quiero creer que entiendo la moneda libre tal y como es definida para la experimentación Ğ1.

El dividendo universal es una construcción matemática hecha a partir de un material que es la moneda.

Universal es un adjetivo que califica lo que puede aplicarse a todas y todos, lo que puede ser reconocido por todo el mundo como utilizable.

La renta de una persona o de un agente económico es “*el conjunto de derechos sobre los recursos disponibles que le son atribuidos a esa persona o agente durante un periodo determinado, sin retención sobre su patrimonio.”

La renta básica es una renta suficiente para vivir/sobrevivir. Lo que tiene que ir contenido en esta idea de suficiencia ha de resultar de una voluntad gubernamental. No hablaremos aquí de este método de decisión. Solo espero que, algún día, dejemos a un lado ese maldito mandato representativo, y esto puede dar una idea de las posibles aperturas para tomar decisiones.

La renta universal es una renta que es otorgada incondicionalmente. En cuanto se confronta la pretensión a la universalidad de esta renta a la realidad, los promotores de dicha renta la reducen inmediatamente a condiciones de territorialidad o, en peores casos, de edad o de nacionalidad.

La renta básica universal combina estas dos propiedades. Arriesgándose a diluir y perder el sentido de estas palabras, la confusión es consensual entre renta base y renta universal. Personalmente, quiero insistir para distinguirlos con estas dos cualidades suficiente e incondicional. Tal vez tenga razón yo solo frente a un error ampliamente difundido que acaba siendo verdad por ser tantas veces repetido.

Pero conviene mantenerse alejado de estas confusiones porque los promotores de la moneda libre deben explicar correctamente la diferencia entre renta base universal y dividendo universal.

Puesto que no es suficiente como para poder vivir, y porque no hay gobierno en cuanto a su importe, el Dividendo Universal no es una renta básica.

Es posible que el mercado de los valores económicos implicados en el marco de la experimentación moneda libre permita que el DU cubra las necesidades mínimas de un individuo. O que permita más. Espero que ocurra algún día. Pero nada lo impone ni lo define como un objetivo.

Puede ser pertinente acercar el DU del concepto de renta universal tal como lo presento.

Si, como yo, es sensible a la cuestión de la renta básica universal, porque le parece algo necesario (sin que tenga por fuerza que ser realizable), no se pierda en errores de interpretación y concesiones para su aplicación o su financiamiento. Esto puede darle popularidad al tema pero también quitarle credibilidad, como pudo verse en una de las últimas campañas electorales francesas.

Si quiere eludir preguntas sobre la necesidad de llevar el DU a nivel de proyecto político para acercarlo al objetivo de cubrir las necesidades vitales, puede leer sobre el concepto de dotación incondicional de autonomía cuyo mérito es precisamente de no resumir esta pregunta al único tema de la monetización, abriendo perspectivas de acción y saliendo del todo económico.

Por otro lado, en el mundillo de las criptomonedas a renta básica, o CryptoUBI (crypto universal basic income) parte de la opinión considera que el calificativo basic es suficiente para ser incitativo, para animar a que la moneda circule, y no suficiente como para vivir.

Le pedimos al público que se implique, que cuestione el proceso de creación monetaria tal y como siempre lo conocieron, que utilicen su intelecto para participar a una construcción mental colectiva. Si, de paso, se puede evitar la desilusión de ver, en esta herramienta, una panacea, una solución milagrosa a todos los problemas, y evitar confusiones que podrían acabar desilusionándolos cuando se den cuenta de lo que tienen realmente entre mano, la comunidad de la tela de confianza resultará a la vez más sólida y más resistente.

En cuanto al universalismo... cuando se confronta nuestro experimento a la realidad, al principio de realidad, la brecha digital es una cuestión de política de educación e industrial que no podemos alcanzar desde nuestra pequeña galaxia de las utopías por crear. Aun así, y de forma paradójica, nunca vi las estrellas desde tan cerca como aquella noche en un sótano de la ciudad de Perpignan.

@scanlegentil